Cuando seas martillo, da; cuando seas yunque, recibe

Este refrán te aconseja adaptarte a tu situación y posición ya que en función de tu entorno y circunstancias deberías actuar de una manera u otra. Apela claramente a la condición de clase y a como unos tienes unas características propias mientras que otros tienen otras. De igual manera podría decirse que si estás en una posición de poder, debes ejercerlo o sino será síntoma de debilidad, mientras que si tu fuerza no es favorable no deberías optar más que a una estratégia defensiva.