Bofetón amagado, nunca bien dado

Este refrán recomienda no amenazar si se sabe de antemano que la amenaza no se va a llevar a cabo, ya que de esa forma, el adversario tiende a crecerse. Como dice el refrán si el bofetón es amagado, es mejor no darlo.