No hay un libro tan malo que tenga algo bueno

Este es el argumento del que se sirven los amantes de la lectura, para decir que los libros son la principal fuente de sabiduría y que todos aportan algo.