Quien bien atiende, bien aprende, si además de oír entiende

Cuenta que para aprender no llega con oír, si no que hay que escuchar y entender perfectamente lo que se escucha o ve.