No hay cosa como cantar mal para cantar mucho

Quien menos sabe,  presume estar al cabo de todo, cegado por el amor propio que no le permite ver sus propios defectos o carencias.