El hombre es un bicho malo, que menos obedece a la razón que al palo

El ser humano obedece por miedo al castigo, más que por las razones morales del obrar bien.