Todo es como Dios quiere, más no como debe

Este refrán deja claro de inicio que los sucesos y el devenir de la vida está escrito y definido por Dios. Desde el punto de vista del hombre, podemos juzgar dichos sucesos y verlos de manera negativa. Este refrán invita a resignarse porque nada puede hacerse ante la voluntad de Dios.