Lo que no acaece en un año, acaece en un rato

Este refrán invita a la reflexión y a una sensación de alerta, de observación y prevención de un posible suceso que si bien despreciamos por improbable, o imposible, podemos estar equivocados. La fatalidad podría llegar si no somos previsores o somos descuidados.