Hay casualidades que parecen providencias

Este refrán señala a determinados hechos que ocurren fortuitamente, y a pesar de aparencer cierta aleatoriedad, justamente se dan cuando parece ser que son mejor recibidos. Por lo tanto, de entre los momentos en los cuales puede ocurrir un suceso, parece justo reconocer que si se dan precisamente en el idóneo se pueda comparar a una providencia.