Cuando el bien te sale al encuentro, métele dentro

Este refrán te indica que debes aprovechar las oportunidades, que no llegan continuamente sino de manera un tanto fortuita en ocasiones. Esas oportunidades también se pueden ir, y tal vez no volver, así que corren vientos a favor, parece el momento de emprender el movimiento y no precisamente cuanto todo está en contra.