Quien se pica, ajos come

Este refrán va dirigido al que al oír una crítica de cualquier tipo, sin ser referida a él, se siente aludido, dejando entrever que su culpabilidad o naturaleza.