No hay dos sin tres

Refrán que se aplica tanto en los momento de mala como de buena suerte, de forma que dice que si ya han sucedido dos sucesos similares, un tercero está por llegar tarde o temprano.