A quien la cosa no quiere, nunca le falta un achaque

Significa que quien no quiere hacer algo, siempre tiene a mano una buena excusa para no hacerlo.