Si la envidia fuera tiña, ¡Qué de tiñosos hubiera!

Este refrán se aplica para descubrir al envidioso que disimula, haciéndose pasar por persona generosa o noble.