A rey muerto, rey puesto

Este refrán cuenta la rapidez con la que se cubren los puestos vacantes, por lo que demuestra que nadie es imprescindible.