Todo tiene un precio



Avisa de que todo es susceptible de ser comprado y por tanto, de ser vendido. Afortunadamente, en el refranero hay lugar para la esperanza al decir «No son todos los que se compran con oro».


Refranes relacionados