Ojos que no ven, corazón que no siente



Este refrán da a entender que las desgracias que ocurren lejos de donde uno se encuentra, o que uno no presencia, se sienten menos (o no se sienten) que las que uno tiene a la vista.


Refranes relacionados