Nunca digas que llueve hasta que truene



Este refrán advierte que no se deben adelantar acontecimientos, ni precipitarse en ninguna situación de la vida, ya que en muchas ocasiones, las situaciones y las cosas se presentan de una manera pero resultan ser de otra totalmente distinta.


Refranes relacionados