Estás aquí: Inicio > Refranes de la Vida >

Escrito el 3 de julio del 2017

No hay más bronce que años once, ni más lana que no saber que hay mañana

Este refrán, cuyo origen no está claro (aunque data al menos del siglo XVI) parece poner en alza los valores de la juventud. En concreto menciona a la edad de 11 años, una etapa avanzada de la infancia y donde es razonable establecer el comienzo de la pubertad. Es una etapa de muchos cambios, de desarrollo y de formación de lo que será el cuerpo adulto. Este refrán la pone en valor y otorga términos como robusted o inconsciencia.


Refranes relacionados


Comentarios


facebook