La soga siempre quiebra por lo más delgado



El fuerte prevalece contra el débil, por lo que el poderoso y pudiente siempre es más fuerte que el desvalido, y las consecuencias de lo malo se las llevan los más débiles.


Refranes relacionados