Hasta para ser pobre hay que tener dinero



Esta paradoja se explica de una forma sencilla, ya que para adquirir bienes, el pobre necesita endeudarse y pagar más a la larga (debido a los intereses que pueda tener el prestamo). El rico puede comprar bienes al contado sin problema y sin pedir a nadie.


Refranes relacionados