El que no arriesga un huevo, no saca un pollo



Este refrán viene a decir que quien no arriesga no obtiene beneficios, aunque también dice lo contrario, ya que quien se arriesga puede perder. Para bien o para mal, este refrán nos muestra los dos lados de la moneda. Deja entrever que las personas que actúan siempre con miedo y no se arriesgan, no ganan, pero tampoco pierden.


Refranes relacionados