Dios da el frío conforme la ropa



Este refrán advierte de un Dios que aprieta y trae desgracia. Además no la trae por igual sino que con los menos favorecidos aprieta menos. La desigualdad por tanto la aplica para castigar más a los que son más fuertes y tienen más capacidad de soportar su ira.


Refranes relacionados