Dijo la sartén a la caldera ¡Quítate allá, culinegra!



Este refrán en cualquiera de sus muchas variantes viene a decir que entre dos personas igual de ruines nada tienen que echarse en cara, por los muchos defectos que estos tienen. Viene a señalar también la gran facilidad con la que se ven los defectos ajenos.


Refranes relacionados