Al miserable y al pobre, todo les cuesta el doble



Este refrán indica, que debido a la falta de dinero, se compra lo más barato que a la larga es casi siempre lo peor y de menos calidad, por lo que dura menos y hay que reponerlo con frecuencia.


Refranes relacionados