A quien le dan el pie, se toma la mano



Este refrán aconseja no tener excesivas familiaridades con gente ruin ya que de esta forma nos evitaremos situaciones comprometidas con personas que se toman más confianza de la que le hemos dado.


Refranes relacionados